Laydown

Una casa moderna con espacio para respirar

La simplicidad y una fuerte conexión con los espacios verdes es lo que definen a esta casa familiar. El estilo de la vivienda y su decoración corren de la mano del arquitecto Christopher Simmonds.

Esta vivienda es un oasis donde respirar y desconectar de la estresante vida urbana. Es un diseño único con el objetivo de crear un entorno privado para la familia, con un conjunto de espacios adaptados a la vida moderna.

Una casa moderna con espacio para respirar

En cuanto a muebles, lo más destacado es que los sillones son discretos a la par que modernos y actuales. No nos han aclarado dónde han comprado los sillones. Se ha comentado que los proveedores eran Gangahogar y Nella Vetrina.

Suponemos que los sillones son cosa de Gangahogar y el resto de muebles de Nella Vetrina, pero no tenemos una fuente oficial que lo confirme.

Tal vez lo más destacado sea lo aireado y luminoso que resulta el conjunto. Esta muy integrada con los jardines y el paisaje, transportando tranquilidad al hogar.

De cara al rio cercano, se ofrece una pared continúa de cristal que cubre el salón, comedor y cocina, permitiendo una vista completa del entorno.

No hay duda de que la decoración y la arquitectura convierten a esta vivienda en algo deslumbrante. Hay que dar la enhorabuena al arquitecto por el gran trabajo realizado, sabiendo aprovechar las vistas al exterior para crear una casa preciosa.

Se decidió dejar abierto el techo del porche, para abrir más si cabe el ambiente al entorno de naturaleza.

El garaje de la casa está revestido con una placa de cemento gris.

Se ha dado una gran atención a los detalles, mezclando materiales industriales con materiales naturales para dar al conjunto un efecto de calma y modernidad.

Los muebles de la casa

Al igual que con la arquitectura, la decoración interior y los muebles intentan seguir la misma linea mezclando elementos naturales con otros mucho más modernos y urbanos. La mezcla de ambos estilos es lo que da personalidad a esta espectacular vivienda.

Comenzamos por el salón, centro de la vida familiar. Al fondo apreciamos una discreta chimenea, que no trata de captar la atención sino ser un simple añadido más. El centro está gobernado por una mesa de grueso vidrio y patas de madera noble. Al integrar la madera en el mueble se continúa la misma línea que hemos mencionado antes.

Las escaleras que llevan al piso superior son también de madera, quedando del mismo materia la barandilla. Toda la casa goza de espacios muy abiertos y en general tiene pocos muebles.

En la planta superior es donde está el salón, con los sillones y sofás antes indicados. Además cuentan con una larga mesa de madera, con un banco y cuatro sillas metálicas. Es un espacio perfecto donde estar cerca de la familia, donde trabajar con el ordenador o dedicarse a la lectura.

Allí mismo vemos el acceso a la cocina, con un diseño my actual en tonos blancos para no romper la armonía.

Las lámparas del techo se dividen en dos hileras. Por una parte tenemos tres muy pequeñas, de estilo foco para dar luz directa a las escaleras. Después, repartidas a intervalos regulares encontramos siete lámparas colgantes de diseño. Todo ello presidido por la enorme cristalera que nos da una completa vista del jardín.

Aprovechando el buen clima, se han dispuesto varios muebles a lo largo del jardín. Más cerca a la cristalera encontramos una pequeña mesa con varias sillas, perfectas para tomar un café y disfrutar del sol.

Unos metros más a la izquierda vemos dos sillones de jardín, para descansar al aire libre.

Todos los muebles han sido seleccionados por el arquitecto, para que el conjunto tenga armonía.

Volviendo a la cocina, vemos una mesa donde cocinar y poder desayunar con cuatro taburetes. Todos los muebles son de color blanco con madera integrada, mientras que el toque actual lo dan los electrodomésticos de aluminio.

Cada miembro de la familia ha decorado su propia habitación, siendo las de los niños las más coloridas. La habitación de matrimonio sigue la línea de la casa, pero con un estilo más acogedor.

El suelo es de madera, y las paredes de color oscuro. Sin embargo sigue resultando una habitación muy luminosa gracias a que una pared completa es de vidrio, así que tenemos mucha luz natural. La cama está practicamente a la altura del suelo.

El conjunto hace una vivienda absolutamente extraordinaria, y muy muy agradable. Un espacio perfecto para vivir en familia y disfrutar de la fusión entre lo urbano y la naturaleza.